Arte

El templo de Debod

El Templo de Debod es uno de los lugares más recomendables para ver en Madrid, con una belleza impresionante y desde donde se pueden ver los mejores atardeceres de la capital.

En este artículo le damos contexto a esta increíble obra egipcia que tenemos la suerte de tener tan cerca. Descubre Debod.

Templo de Debod actual

Templo de Debod actual

 El marco geográfico e histórico en que nació el Templo de Debod

La situación de Debod en Egipto

El Templo de Debod se encontraba originalmente en Nubia, al sur de Egipto, la tierra del oro, marfil, animales y plantas exóticas. Se encontraba al comienzo de Nubia, a unos veinte kilómetros al sur de la isla de Philae. Fue erigido en pleno desierto, sobre una pequeña meseta llana y  inclinada hacia el valle del Nilo. Delante del templo había una estrecha zona más baja, que era afectada cada año por la inundación del Nilo y beneficiaba los cultivos.

Desde la ribera del río se llegaba por una vía de acceso de unos 200 metros que arrancaba de un embarcadero. Las excavaciones en las antiguas necrópolis nos aseguran que Debod debió mantener siempre un pequeño núcleo rural de agricultores debido a la ribera de Nilo beneficiada por la inundación. La época de mayor riqueza y mayor densidad de población fueron los tiempos greco-romanos, a los que pertenece el templo.

La palabra ta hwt, Debod en egipcio, es una de las formas habituales de designar el templo en esta lengua. Propiamente, significa la morada, la estancia, y, por extensión, la morada del dios, el templo. Era uno de los sitios venerados, todos relacionados entre sí, dentro de una ruta sagrada para los peregrinos que acudían hasta el santuario principal consagrado a la diosa Isis en Philae, en Nubia. Más que a Isis, es al dios Amón al que se adora en Debod al construirse inicialmente el santuario.

Diosa Isis

En esta época comienza a jugar un papel crucial la diosa Isis, venerada en Philiae. El culto a esta diosa fue ganando más y más adeptos en todo Egipto, ya que representaba a la madre bondadosa, la esposa fiel que cría y educa a Horus. El templo de Debod, a veinte kilómetros del de Philiae, donde según la leyenda Isis dio a luz a Horus (otra versión afirma que en Debod sintió el dolor del parto que se produciría en Philae), era el primero de estos hitos de culto popular a la diosa, que atrajo a poetas, pensadores y escritores de la Antigüedad en eruditas y humanas peregrinaciones. En la época de los romanos, fue también el culto a Isis un instrumento valioso de influjo político sobre los egipcios, y estos templos fueron visitados por emperadores como Trajano y Adriano.

Por influjo de esta corriente religiosa, el templo de Debod fue orientándose hacia el culto de Isis, un santuario secundario de la ruta de las peregrinaciones. Todas las reformas que la capilla de Adijalamani recibió, fueron llevadas a cabo por los ptolomeos de Alejandría, y se orientan en adorar a Isis, superponiendo su culto al de Amón.

Tan importante fue la fidelidad a Isis en la región, que cuando el emperador Teodosio dio, en el 391, su edicto por el que cerraba todos los templos paganos y el cristianismo se convierte en la religión oficial, solo quedó tolerado el culto profano de Isis en Philae.

 

El Templo de Debod hasta su traslado a Madrid

 Impuesto el cristianismo en Nubia por Justiniano, tras sus victorias sobre los nubios, e incorporada al imperio bizantino la parte del país más septentrional y cercana a Egipto, hay algún indicio de que el templo de Debod fue transformado en cristiano, aunque esto no afectó a la estructura del monumento. Tal vez fue usada como habitación, pero ni durante el cristianismo ni cuando la baja Nubia fue islamizada en tiempos de Saladino, a finales del siglo XII, se puede asegurar el uso del templo. Sin embargo, es evidente que su deterioro y destrucción se ha llevado a cabo en el siglo XIX, sobre todo a finales de este siglo.

El primer viajero que vio el templo de Debod y dejó referencia gráfica del mismo con una leve descripción fue el danés Frederic-Louis Norden, que en 1737 navegó por la baja Nubia partiendo de Egipto, hasta llegar a Derr, pasando dificultades por la hostilidad de sus habitantes. Sin bajarse del barco, dibujó el monumento con la ayuda de un catalejo marino.

El templo de Debod en 1737.

El templo de Debod en 1737.

En ellas podemos observar las estructuras que quedaban en pie en el siglo XVIII. Es visible el embarcadero, con sus muros delimitando la vía sacra que lleva al templo, y se conservan en pie los tres pilonos, aunque ya se habían perdido las torres laterales, a excepción de una de ellas, en el segundo pilono, que permanecía aún en pie. Por lo que se refiere al edificio principal, éste se conserva íntegro.

Un siglo más tarde, en 1819, el testimonio del arquitecto C. Gau dejó una importante descripción del templo y sus relieves. Se puede observar todavía un conjunto bastante completo, aunque han desaparecido, robadas sus piedras, la torre del segundo pilono y parte del embarcadero, aunque se conserva el muro perimetral del santuario.

El templo de Debod en 1819

El templo de Debod en 1819

Será a lo largo del siglo XIX, cuando el templo sufra una destrucción más amplia de sus estructuras, debido tanto a causas naturales como, sobre todo, a la acción humana. A través de testimonios gráficos y de descripciones casi contemporáneas a los hechos se puede comprobar los estadios de su degradación.

Entre 1851 y 1875 se hunde definitivamente la fachada y gran parte del vestíbulo a causa de un terremoto (1868), como se ha insinuado, o por el robo de los sillares, como parece desprenderse de los documentos gráficos citados.

Entre 1896, fecha en que tenemos la última mención de que aún permanecía en pie, y 1906, el tercer pilono, el más cercano al templo, se derrumba a causa del pillaje de sus piedras por los habitantes de la zona.

En 1907, se inicia la segunda fase de construcción de la Presa vieja de Asuán. El embalsamiento de agua supuso la inmersión de los templos de la Baja Nubia durante la mayor parte del año. Como paso previo, el Service des Antiquités de l’Egypte desarrolló una labor de investigación, documentación y reconstrucción de estos templos. El templo de Debod fue reconstruido entre 1907 y 1908 por el arquitecto egipcio Al Barsanti, mientras que el estudio y descripción del monumento recayó en G. Roeder, quien dejó lo que todavía hoy es la obra fundamental sobre este templo.

Estado del templo de Debod antes de su reconstrucción por G. Gaspero y Al-Barsanti, con su tercer pilono ya desaparecido después de 1986.

Estado del templo de Debod antes de su reconstrucción por G. Gaspero y Al-Barsanti, con su tercer pilono ya desaparecido después de 1986.

Durante los cincuenta años siguientes, el templo estuvo sumergido de ocho a diez meses bajo las aguas de la presa de Asuán. El acceso al templo era posible en verano. Durante este largo espacio de tiempo y bajo tales condiciones, el templo sufrió graves alteraciones. El primer pilono se derrumbó y las paredes fueron erosionadas, perdiendo nitidez los relieves. Pero el mayor daño fue la pérdida de los restos de pintura que recubrían paredes y techo de la capilla de Adijalamani y que todavía pudo contemplar Roeder.

Templo de Debod inundado en las aguas del Nilo.

Templo de Debod inundado en las aguas del Nilo.

  El templo en Madrid

 En el año 1955 se iniciaron los estudios preliminares de una nueva presa más grande y de mayor capacidad que sustituyera a la antigua, ya insuficiente. La amenaza que esta nueva presa suponía para los yacimientos y monumentos arqueológicos, con un lago artificial, el lago Nasser en Sudán, hizo reaccionar a la comunidad internacional que a través de la Unesco organizó una «Campaña de Salvamento de los Monumentos de la Nubia», con gran éxito de participantes y ayudas, tanto económicas como científicas y técnicas.

Desde un primer momento, el gobierno egipcio estableció que algunos templos serían donados a países participantes en la Campaña, como agradecimiento a su destacada colaboración. El templo de Debod fue el primero en ser desmontado, tras una breve excavación por arqueólogos polacos, en 1960, siendo sus bloques depositados en Elefantina hasta que fuera decidido el país de destino.Imagen7

En 1964 el Gobierno español solicitó el templo de Debod para su instalación en nuestro país, petición que sería finalmente aceptada en 1968. En 1970 se eligió Madrid como sede del monumento, determinándose el solar del antiguo Cuartel de la Montaña como ubicación definitiva.

El templo llegó a España en 1970, procedente de Alejandría. Durante los dos siguientes años se procedió a su instalación, que supuso no sólo la restauración de las piedras conservadas, sino también una reconstrucción de las partes exteriores perdidas, la fachada y el vestíbulo.

La instalación se completó con el diseño de un parque, cuyo elemento central fuera el templo, poblado con palmeras y con un pequeño estanque alrededor del edificio. Las obras culminaron en 1972, año en que, tras la inauguración oficial, fue abierto al público.

 

Imagen15ñ
Puedes visitar el templo de Debod en el Parque del Oeste, de entrada gratuita en la Calle Ferraz, 1, 28008 Madrid.
Horarios:

De 1 de octubre a 31 de marzo: 
Martes a viernes de 9:45 a 13:45 y de 16.15 a 18.15 horas
Sábados, domingos y festivos de 9:30 a 20:00 horas.

De 1 de abril a 30 de septiembre (excepto agosto):
Martes a viernes de 10 a 14 horas y de 18 a 20 horas. 
Sábados, domingos y festivos de 9:30 a 20:00 horas.

– Puede concertar una visita guiada (todos los sábados de 11:30 a 12:30 horas) con cita previa. En el caso de que vaya en grupo no debe superar las 20 personas.

– También puedes disfrutar de la Visita Virtual

Debod en imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuentes:

– Almagro, Martín: El Templo de Debod. Instituto de Estudios Madrileños, 1971, Madrid.

http://templodedebod.memoriademadrid.es/pdf/GUIA_DE%20_DEBOD.pdf

http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/Ayuntamiento/Cultura-y-Ocio/Templo-de-Debod?vgnextfmt=default&vgnextoid=46caa0d03aa8b010VgnVCM100000d90ca8c0RCRD&vgnextchannel=0c369e242ab26010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD&idCapitulo=4976634

 Cristina Sendra

 

Anuncios

LA VIEJA LITURGIA HISPANA Y LA INTERPRETACIÓN FUNCIONAL DEL TEMPLO PRERROMÁNICO

A lo largo de los años se han dado diversos estudios sobre la funcionalidad de los diversos elementos de los templos prerrománicos de Hispania. La mayor parte de los testimonios vienen de los siglos IV al VIII. Sin embargo la investigación de estos textos acarrean diversos problemas a la hora de emplearlos en tareas de investigación que pueden conducir a conclusiones erradas.

La liturgia Hispana vivió su auge durante los siglos VI y VIII hasta la implantación de la liturgia romana en los últimos años del siglo XI. Algunos especialistas niegan ciertas prácticas hispanas durante los siglos VI y VII ya que aparecen en manuscritos más tardíos, La verdad es que las prácticas de la iglesia hispana vienen de una larga tradición que se pone en común con la romana el hecho de poseer aspectos de la Koiné del pasado aunque nuestro ritual, fura de las fronteras careciese de comprensión para el resto de comunidades

1. El espacio del entorno del templo. de la tierra Ad Cibarium al atrio
La funcionalidad del templo ha de estar correspondidas a cómo estén estos dotados. Así aparecen las tierras Ad Cibarium.
El tamaño del atrio establece la extensión de las tierras patrimoniales que se ubicaban alrededor del templo y adquiriesen un determinado valor que las llevase a ser vendidas o compradas.
a) Atrio es el el espacio que sirve para designar un templo o un monasterio. era un espacio restringido alrededor del templo cuya superficie varía según la época. Su función era plurifuncional, Era, un espacio para enterramientos, que acabará convirtiéndose en cementerio. Era un espacio íntimo que proporcionaba seguridad. Otras posible utilizada del territorio que ocupaba el atrio era de espacio habitable para los jóvenes seminaristas durante su etapa de formación.
En los atrios tenían lugar una serie de actividades consideradas en la actualidad paralitúrgicas que iban desde la liturgia hasta actos jurídicos.

2. Del pórtico y las cámaras, función funeraria y penitencial
Pórticos: empleados para preservar el interior del templo de los efectos meteorológicos y el entorno. A lo largo de la historia los materiales varían y cambian su estructura para adaptarse a los edificios: los más simples son espacios cerrados de forma cuadrangular que se sitúan en la fachada occidental y en ocasionas adoptan una estructura tripartita. Existen también pórticos más amplios con disposición rectangular que siguen la disposición romana. Además de los usos referidos anteriormente hablamos de una funcionalidad que se añade posteriormente al término atrio cubierto por lo que las actividades referidas a éste podían celebrares aquí. Servía como lugar de acogida a los fieles y concretamente como espacio reservado al cumplimiento del castigo por las culpas: los penitentes no podían asistir a la celebración litúrgica en su totalidad por diversos motivos.
Cámaras funerarias y penitenciales: suele ser difícil la precisión de cada una de las dependencias y la funcionalidad de ambas se confunde. En el caso de los panteones tenemos constancia de la diversidad en este aspecto a la hora de dar sepultura a los fallecidos; sabemos muy poco de la disposición a la horade enterrar a los fallecidos en el caso de los panteones regios pero conocemos la intencionalidad de estas formas de enterramiento. Iglesias contraabsidialas eras las preferidas por los reyes. Cuando nos referimos a las cámaras penitenciales observamos que la organización tripartita del Nártex se corresponde a esta función: la permanencia de los penitentes durante estancias prolongadas o bien también se baraja la hipótesis en su uso de separación del sector masculino del femenino

3. Orientación del Templo y su organizada compartimentación interna
Tanto los edificios conservados como los que han desaparecido, muestran que estaban ubicados de cara a la zona Este del conjunto. Los fieles se situaban en la zona occidental y el celebrante en dirección a Oriente.
El interior está zonificado. Los distintos ámbitos de la iglesia están destinados a los diferentes grupos de personas que por sus distintas condiciones no podían acceder a unas u otras zonas:

El santuario y los altares secundarios: organización tripartita de la cabecera. referencias la altar principal y dos secundarios como en San Miguel de la escalada. El santuario es el espacio ante el tabernáculo, donde se halla y se celebra la ceremonia fundamental del ritual cristiano. La restricción a ciertas personas obligaba a delimitarlo con barreras. idea del santuario como fortaleza. en algunos casos hay ciertos puntos que propician su encarnación como es el caso de San Pedro de la Nave. Espacios reservados para la colocación de los elementos eucarísticos y zonas para el revestimiento del altar. El caso de los altares secundarios su aparición no está del todo clara. A pesar de ser tratados como altares sus distintos elementos indican la carencia de empleo de elementos eucarísticos en éstos. Es posible que fuesen empleados como apoyo del altar. Denominación de estos altares secundarios como preparatorios, que es lo que hoy podría denominarse como sacristía que sirve de apoyo a la preparación de la ceremonia y se dan distintas celebraciones litúrgicas
El coro y su organización: espacio delimitado según los textos y cuya actividad está relacionada con su nombre respecto a la celebración litúrgica. Sabemos que se trataba de una zona de acceso restringido y que necesitaban de una determinada estructuración. El coro, según el IV Concilio de Toledo se organiza en dos zonas: primer coro para los presbíteros y el segundo coro para los diáconos. El coro es el elemento articulador con todos los elementos necesarios para el desarrollo de la liturgia. Un problema que plantea es el referido al espacio de almacenamiento de los canceles. La situación hipotética es el espacio ocupado por el coro del ancho del templo por las tres naves y ante los tres ábsides e incluyendo el espacio de entrada a las sacristías. Existencia de dos elementos fundamentales como son el púlpito y el tribunal, aunque exige una confusión generalizada acerca de la funcionalidad de cada uno de ellos. El púlpito era el lugar ocupado por el lector o el salmista para la lectura pública desde donde puede ser visto. en ocasiones se dice de tribunal y púlpito con la mismo. En conclusión podemos sacar a que ambos están perfectamente articulados con el coro desde donde tienen su acceso y deben estar en alto para su correcta visualización de la nave. Debía ser de gran tamaño para acoger la presencia del obispo y sus diáconos y presbíteros y tener libertad de movimientos. De las fuentes se desprende la existencia de canceles que marcan los espacios de delimitación de santuario y coro y que permitían compartimentar espacios como el coro en más canceles.

4. Las sacristías: sacrarium/secretarium thesaurum/donarium
Dos espacios cuya función individualizada resulta confusa y genera ambigüedad. Ambos términos en su día tuvieron ademas, una significación propia. Su misión más específica y genérica es la de guardar objetos sagrados para la celebración de culto, en la sacristía.
Estas dos dependencias se correspondían constancias similares que señalan funets de antigüedad al resto de iglesias, que existieron hasta el siglo XI. Son dependencias abiertas al coro que sirven de apoyo a la liturgia y cuya ubicación hasta el siglo VI no se halla regularizada aunque poseen formas similares con una disposición totalmente simétrica.
Este tipo de dependencias aparecen en aquellas iglesias catedralicias o que poseían una determinada identidad. La ambigüedad de funciones podrían contribuir a reducir ambas estancias a una secuencia polivalente o a prescindir de ellas en edificios de cráter más rural o empobrecido

Sacristía: en la época recibe el nombre de Sacrarium o bien de secretarium y hace referencia la estancia donde se guardaban los vasos sagrados. Es una dependencia importante en las iglesias donde se reúnen concilios. En relación con lo penitencial está la bendición del pan de los días festivos. Es un espacio de entrada restringida.
Tesoro: una dependencia que servía para la custodia sobre todo, a partir del siglo XI, de las ofrendas realizadas ala templo en cuestión como las cruces entregadas por los monarcas como regalo a las iglesias y otros objetos que forman el tesoro del templo. Es la idea de un depósito donde guardar no solo los tesoros, también las reliquias del lugar. Su capacidad debía de ser amplia.

5. Nave
Separación de os fieles por el sexo responde a la distribución del espacio y de las distintas estancias mencionadas anteriormente. Las prácticas ceremoniales marcaban claramente la separación de los catecúmenos. Sobre la exacta ubicación de hombres y mujeres hay poca certeza: la nave central partida en dos zonas por el pasillo central.

Además existe otra división: catecúmenos, penitentes y miembros de otras religiones formaban grupos separados que en determinados momentos de la liturgia habían de abandonar el espacio u ocupar otro lugar del templo específico para estos casos.

6. El baptisterio
Espacio dedicado a San Juan Bautista. En el interior se hallaba la pila bautismal, el agnile y un altar. diversidad en las piscinas bautismales o en el número de fuentes empleadas para este fin. El agnile era el lugar ocupado por los neófitos en el baptisterio y que había de estar marcado por una estructura de dos canceles aunque no hay seguridad de esto.

Necesidad de que el baptisterio fuera un espacio con la posibilidad de cerrarse especialmente en Cuaresma, y que hubiese presencia de altar que podía servir como preparatorium para la confirmación de los neófitos.

“La Batalla de Issos” Mosaico de Alejandro Magno

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antes de comenzar a explicar y analizar lo que supone el mosaico de la batalla de Issos de Alejandro Magno es necesario comprender perfectamente qué es un mosaico, su técnica de elaboración, sus características, además de desarrollar el contexto en el que se sitúa esta bella obra. (más…)

ARCO Madrid

Entre los días 19 y 23 de Febrero tuvo lugar la 33ª edición de ARCO en el recinto ferial de Ifema. Este año 219 galerías  pertenecientes a 23 países diferentes han tenido la oportunidad de exponer sus trabajos ante la asistencia de  más de  24.000  profesionales de todo el mundo durante las dos primeras jornadas, consiguiendo la cifra global de más de 100.000 visitantes a lo largo de toda su estancia en Madrid. La edición de este año ha contado con el importante patrocinio de Solán de Cabras que ha sido el encargado de abrir el recorrido con uno e los pabellones que acogían la feria este año. El espectador era recibido por el conjunto creado por dos alumnas de la Escuela de Diseño de IADE, ganadoras del concurso convocado por la marca y que debía presentar la potencia del agua. Las jóvenes se han inspirado en los manantiales dando lugar a una estructura lucernaria construida con más de 600 botellas iluminadas para el espacio de esta firma.

 

La exhibición de este año ha abarcado todas las disciplinas del plano artístico; pintura y escultura han sido los géneros claramente predominantes aunque también los nuevos formatos audiovisuales de aspecto surrealista  han cobrado mayor protagonismo que otras ediciones. Destacó la presencia de  estructuras esféricas que permitían al visitante interactuar con algunas de las piezas y propuestas de los artistas. La diversidad y la innovación han sido claves esta edición: pinturas elaboradas como si esculturas se tratasen, sillas divididas en diferentes partes y ensambladas de tal forma que perdían todo uso funcional para convertirse en obras artísticas.

 

Una de las piezas más llamativas pertenecen al galerista Juan Genovés; en su proyecto, Compartimentos, plasma sobre un lienzo un paisaje muy simple sobre el que se disponen pegotes de óleo que permiten la formación de figuras en relieve con aspecto humano que aporta dimensionalidad y una textura en relieve muy interesante al tacto El boceto más original pertenece a la artista Andrea Canepa quien ha conseguido diseccionar un ramo de flores y esquematizar en un dibujo tallo, hojas y flores. Otro de sus proyectos es el empleo de labores de punto de cruz dando lugar a cuadros diferentes formados a partir de los hilos de éstas agrupándolas según las gamas de color. La fotografía se ha manifestado en cada rincón de los pabellones. No ha habido pared o stand que careciese de material fotográfico.

Los pasillos que conectaban cada sección mostraban diferentes visiones y vías de concepción artística gracias a una cámara fotográfica. Uno de los trabajos más complejos es el de La Biblioteca Infinita que transporta al espectador a un espacio donde los libros son imposibles de leer: una caja formada con cuatro paredes recubiertas de espejos más una quinta forrada con la imagen de una librería crean una ilusión óptica que puede resultar algo agobiante incluso para la mente más serena, el habitáculo parece no acabar nunca. Incluso zonas del territorio español se ha convertido en fuente de inspiración para el finlandés de la Korjaamo Galleria, Riiko Sakkinen quien ha convertido los irónicos platos de cerámica de Talavera de la Reina en sus lienzos personales donde plasmar ilustraciones muy alejadas de los grafismos toledanos.

 

Cabe destacar la presencia de Finlandia como país invitado al recinto. Durante su estancia en Madrid el proyecto #FocusFinland ha permitido la difusión de artistas de esta zona desconocidos y la oportunidad de llegar al público y clientes potenciales. Los integrantes de la institución encargada de coordinar este proyecto, Frame Visual Art Finland, son los que más satisfechos han mostrado con la conclusión de esta edición: “#FocusFinland ha sido una oportunidad fantástica tanto para las galerías finlandeses, como para los artistas y otros profesionales del sector.

En estos días se han establecido nuevos contactos, se han vendido obras y se han acordado futuros proyectos. La visibilidad del arte contemporáneo de Finlandia, tanto en la feria como en los medios de comunicación, ha sido increíble” El resultado en el aspecto económico de esta edición de ARCO ha superado con creces los objetivos y expectativas de galeristas y organizadores del evento. La mayoría de los participantes del evento se muestran satisfechos con los logros obtenidos este año. Los principales consumidores de este sector se han mostrado menos dubitativos a la hora de adquirir obras. La introducción de nuevos clientes también ha influido para acrecentar el optimismo de los integrares del mundo del arte, lo cual demuestra que el arte moderno, a pesar de los problemas económicos o la incomprensión del público sigue más vivo que nunca.