1984, “El ojo que todo lo ve…”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

George Orwell es el seudónimo utilizado por el escritor y periodista inglés, Eric Arthur Blair para dar nombre al autor de sus obras. Sus trabajos son reflejo de las experiencias personales que vivió a lo largo de su vida.

De este modo, encontramos en ellos una clara posición contra el imperialismo británico y los totalitarismos de Hitler y Stalin. Orwell es considerado como uno de los ensayistas en lengua inglesa más relevantes del siglo XX, conocido fundamentalmente por la elaboración de dos novelas especialmente críticas con el totalitarismo: Rebelión en la granja publicada en 1945 y 1984 que vio la luz en 1949.

1984 es el nombre de la última obra escrita por un George Orwell ya tuberculoso, sumido en una grave enfermedad que poco tiempo después le conduciría a la muerte. Hablamos de una obra que no deja indiferente al lector, que es reflejo en gran medida de la evolución personal y artística de su autor. Además, dicha obra sirvió para crear conceptos que se mantienen en la actualidad como: Gran Hermano, Neolengua o Doblepensar.

 

Se ha escrito mucho y se han realizado infinidad de estudios acerca de 1984. De este modo, hubo quien interpretó que el título del libro era una premonición sobre lo que iba a ocurrir en el mundo occidental en esa fecha. Sin embargo, a pesar de estas torcidas afirmaciones, se sabe que nada de esto estaba en las intenciones de Orwell y que el título fue producto del azar y de las presiones editoriales y no de una visión futurista sobre el mundo. De hecho, Eric Arthur Blair barajeó hasta el último momento llamar a su obra: El último hombre en Europa. El título de 1984 nace por tanto como resultado de intercambiar la posición de los dos últimos dígitos del año en el que se escribió el libro, 1948.

Se trata de una novela política, de ficción, donde Orwell nos presenta una sociedad completamente controlada, vigilada por el Gran Hermano. Las acciones de cada uno de los individuos que viven en esta sociedad son conocidas por el Estado, y no solo las acciones, sino los pensamientos, vigilados por uno de los cuerpos del estado, la Policía del Pensamiento. Todo se mueve a favor de los intereses del Estado. Las personas, el pensamiento, la lengua, las instituciones… todo está en manos de él y es él el que decide el futuro de cada cosa.1984-3

Winston Smith encarna al protagonista de esta novela, un hombre que vive en el Londres de un hipotético 1984, en un mundo que se encuentra dividido en tres superpotencias: Oceanía, Eurasia y Estasia. El Gran Hermano que aparece en la obra es considerado como una figura que posiblemente no sea real, sino que se trate simplemente de un icono propagandístico que encarne los ideales del Partido, un Partido único y poderoso que vigila todas las actividades de la población, ya estén en sus casas o en las calles. Esto es posible gracias a los dispositivos de vigilancia, la llamadas “telepantallas” que se encuentran colocadas en todos lados. Además, se trata de una sociedad donde la información es infiltrada, donde los expías y traidores están a la orden del día. Existía la posibilidad de que tu propio hijo te delatase ante el partido si insinuabas algún gesto de desacuerdo contra los intereses y deseos del estado. De este modo, se puede apreciar como el modelo propuesto por Orwell no es más que el ejemplo de una sociedad insegura, desconfiada, manipulada a través del lenguaje y el pensamiento.

 Llama especialmente la atención el papel que se hace del lenguaje en la manipulación. El Partido Único es capaz de crear una “neolengua”, es decir, una nueva lengua con respecto a la que había anteriormente con el objetivo de destruir o añadir palabras conforme a los intereses del estado. De este modo, lo que no está escrito en el diccionario de la neolengua nunca ha existido. De esta forma, podemos apreciar una de las múltiples características del lenguaje totalitario: manejar el lenguaje para así manipular el pensamiento.

totalitarismo007

La obra muestra una clara posición contra el totalitarismo

Se trata de una novela que ha tenido reacciones muy diversas, tanto positivas como negativas. Algunos piensan que 1984 es fruto de la enfermedad que sufrió Orwell, mientras que otros sostienen que es fruto de la infancia sufrida por el autor. Pero lo cierto, es que han sido muchos los analistas que han detectado un gran paralelismo entre la sociedad en la que actualmente vivimos y la sociedad reflejada en 1984, una sociedad totalitarista, con un estado que antepone sus propios intereses a los del individuo.

Lo cierto es, que la lectura de 1984 no deja indiferente. Es un libro que invita a la reflexión y a una comparación inevitable entre la hipotética sociedad propuesta por el autor y la que nosotros hoy vivimos. Al fin y al cabo, vemos que las diferencias no son tan abismales…

Si todavía no has leído este libro, te invito a hacerlo. Os dejo también el trailer de la película que se hizo sobre ella, aunque en mi opinión deja mucho que desear…

María Redondo Gutiérrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s